Algunas cosas que me ha enseñado mi hijo

En esta oportunidad deseo compartirles algunas cosas -de las tantas- que he aprendido en estos tres años y medio de la mano de mi hijo. Seguramente algunas se sentirán identificadas, y otras tengan muchos más aprendizajes que compartir. Bienvenidas a conocer estas pequeñas y grandes cosas que me ha enseñado mi hijo:

1-Me di cuenta que lo que te hayan contado nunca es  tan maravilloso como tu propia experiencia.

2-Que la  paciencia, la confianza y la tolerancia hacía sí misma, aunado a la intuición se convierten en virtudes realmente aliadas.

3- También he descubierto temores antes desconocidos, alegrías inexplicables, el valor del tiempo, la dulzura de una mirada, entre otras experiencias únicas.

4-Que mi mundo se llena de luz y me derrito  cada vez que sus bracitos me abrazan y cuando sus ojitos brillan luego de verme nuevamente (aunque la ausencia haya sido corta).

5-Que  la palabra más dulce  escuchada jamás sea: “Mamá”… Y que sus abrazos y sonrisas son capaces de borrar todo el cansancio, curar algunos males y mejorar hasta un pésimo día.

6- Que todos los días aguarda una gran aventura, y muchos aprendizajes.

7-Que  los “otros” planes  siempre,  siempre pueden esperar aunque sea un poco, y que para lograr el equilibrio es necesario aprender a organizarse.

8-He aprendido a relajarme y disfrutar de los detalles cotidianos, aunque sean imperceptibles a los ojos de los demás.

9-A valorar (y recordar) muchas cosas que mi mamá decía con la expresión: “sólo lo entenderás cuando tengas tus propios hijos”.

10-Que el amor por un hijo tiene  una dimensión incondicional y desconocida,  ya que siempre te sorprende que el “dar” viene de una fuente inagotable.

11-Que el gran orgullo también es dado por cosas pequeñas, por ejemplo cada avance, pasito, palabra nueva, gesto, sonrisa, garabato, etc.

12-Que ambos somos mucho más fuertes si estamos juntos, y que esa energía se potencia con la de papá. En otras palabras aprendemos a trabajar en equipo.

13-En fin, son tantas cosas que podría mencionar, pero finalmente puedo asegurar que cada día estoy aprendiendo a ser mejor, gracias a él y para él.